Inicio » Noticias » Deportes de montaña » El Everest Rojo

El Everest Rojo

2008-06-07

La época del romanticismo permitió que la intelectualidad española y catalana por un lado, los gremios de trabajadores por otro, estudiantes de diferentes ramas cientificas, etc. aprovechando que las barreras de las grandes ciudades habían o estaban desapareciendo, pudieran ampliar sus miras así como desarrollar sus inquietudes por conocer lugares distantes pero con referentes históricos de toda la geografía tanto estatal como internacional. Inicialmente la catalana, posteriormente y teniendo como referente a grandes exploradores como eran los ingleses, franceses e italianos, también empezaron a fijarse en lugares mas alejados como los Alpes, los Andes, o la cordillera del Himalaya.

La escasez de recursos y la complejidad del material hizo que por aquel entonces se desarrollaran los primeros clubes de montaña. La posibilidad de adquirir el material entre varios socios o por parte del propio club hizo que las cargas tanto de material como de desplazamiento empezaran a descender, volviéndose asequibles. Paralelamente se empezó a desarrollar la actividad alpina actividad en grupos y desde una perspectiva de descubierta del entorno en todos los aspectos (Geografía, botánica, historia, etc.) Posteriormente la lectura y visión de grandes reportajes sobre espectaculares expediciones de alpinistas de nivel tanto de Suiza, Inglaterra, Francia, Alemania e Italia, despertó la sensibilidad del alpinismo puro. Ascender a la montaña mas espectacular o la más difícil, se convirtió en un reto dejando de lado la parte lúdica. Los referentes de Maurice Herzog, Gaston de Rebbuffat, Walter Bonatti o Edmund Hilary, se convirtieron en un referente que hoy en día todavía perdura.

Con esta introduccion pretendemos situar al lector delante de una situación que siempre ha definido el alpinismo y es que en ningun momento se planteó el hecho de tener que pasar barreras ni fronteras políticas para desarrollar sus actividades.

Una vez situados, hay que tener presente ante todo, que cualquier país tiene todo el derecho a organizar unos Juegos Olímpicos que lo conviertan en un referente en el ámbito deportivo y en un escaparate mundial como lo fué Barcelona en el 1992 y en un futuro deseamos que lo sea Madrid. Lo que es verdaderamente difícil de entender y más complicado todavía de explicar (y es el verdadero "quid" de la cuestion), es que para montar una expedición mediática al Everest con la llama olímpica, se perjudique impunemente al resto de paises que de forma habitual organizan sus expediciones deportivas que ayudan de forma directa e indirecta a los habitantes del Tibet y el Nepal, colaborando a que la riqueza de sus gentes salga beneficiada. Este año, la llama olímpica ha sido manipulada, se ha tergiversado su auténtico espíritu para convertirlo en un ejemplo perfecto de hasta donde puede llegar la estupidez del ser humano. El fuego olímpico, se ha utilizado en favor de un gobierno totalitarista que olvida de forma reiterada sus promesas de apertura y que chantajea directamente a su pais vecino (Nepal) para que cumpla su órdenes a los pies de la montaña más alta del planeta.

Naboba.com Terminos de uso