Inicio » Noticias » Opinión » ¿Tintín era montañista?

¿Tintín era montañista?

2008-09-13

Por: Jose Antonio Ricaurte

Tintín, el famoso personaje de Hergé que a través de sus libros viajó  alrededor del mundo, mantuvo siempre una línea constante; una gran  admiración por las montañas. De el se ha dicho todo. Hay grupos que lo tildan de racista en TINTIN EN EL CONGO y de narcotraficante, por TINTIN Y LOS PICAROS, pero casi nadie ha analizado esa faceta del Tintín montañista.


Y lo considero montañista  por dos aspectos; su actitud hacia la montaña y la técnica mostrada en sus ascensos. La primera vez que se acercó al montañismo fue en TINTIN EN AMERICA, y lo siguió repitiendo en otros libros.  En la página  42 Tintín entra al mundo del alpinismo al exclamar en la mitad de un ascenso en roca;

“Para ser la primera vez que hacemos alpinismo, no esta nada mal…”

Hay algo de cierto  y de falso en  esta expresión. Cierta porque Tintín antes de este libro no había hecho alpinismo. Estas aventuras se  empezaron a escribir en Septiembre de 1931, varios años antes de EL TEMPLO DEL SOL (1949) y TINTIN EN EL TIBET (1958). Y falsa porque estaba en América, y no estaba haciendo Alpinismo sino Andinismo, o mejor, montañismo. Tal vez desde aquí tenemos esa expresión equivocada cuando escalamos en nuestro continente.

Pero ahí no paró. En el mismo libro ya se aventura a escalar un edificio, anticipándose por 50 años al  famoso hombre araña francés Alain Robert, que ha subido alrededor del mundo,  los mejores edificios y  puentes que los ingenieros han construido.


En casi todas sus aventuras  muestra   su gusto por las  caminatas y paseos de montaña.  Su fiel compañero no piensa lo mismo. ¿O tal vez es una sarcástica burla de Hergé al montañismo?  En la primera página de TINTIN EN EL TIBET aparece Tintín caminando gratamente por las montañas, inclusive con morral y piolet, y su fiel compañero Milu aparece quejándose al no encontrarle gracia a estas salidas.


Durante la larga vida de Tintín a través de los libros de Hergé hay innumerables  episodios muy divertidos que muestran lo que significa las caminatas en montaña. En un recuadro de TINTIN EN EL TIBET se muestra A tintín y unos porteadores sherpas iniciando un largo ascenso. El Capitan Haddoock sale disparado a caminar rápido, tomando la delantera del grupo. En pocos recuadros pierde el ritmo por no saberlo hacer, y termina rezagado. ¿Quien que haya caminado en montaña no ha visto esto? Para que Hergé haya escrito este episodio es natural que en su vida haya tenido experiencias similares. Cada vez que se sale a la montaña,  siempre se vive esto de alguna manera, aunque sea un experimentado caminante.


Pero Tintín es un escalador muy técnico. Lo mostró en varias aventuras. En EL TEMPLO DEL SOL  escala una pared de roca para rescatar a Milú de las garras de un cóndor. En la página 28 hace gala de su técnica en varios recuadros, que contienen diedros, chimeneas, y para rematar, realiza la escalada en libre. ¿Cuántos escaladores no hemos sentido la angustia que muestra el rostro de Tintín es esta escalada?  Dibujarlo de esta manera indica conocimiento. La escalada se ve técnica y en libre, sin estar asegurado, no porque el no supiera hacerlo sino porque las circunstancias del rescate lo exigían.


En el mismo libro,  en la página 29 hace un rapel sin arnés, con una  cuerda doble perfectamente bien hecho, muy a pesar que en la época no había ni los elementos de ahora ni el desarrollo técnico.   Todas los manuales de técnicas para escalar dicen que siempre el rapel se debe hacer con dos cuerdas, y en caso de necesitar hacerse sin arnes, se debe hacer tal como Tintín lo hizo. Esto dice mucho del nivel  técnico de Tintín;  hace el rapel sin arnés, pasando la cuerda entre sus piernas hasta su cuello.


En EL TEMPLO DEL SOL, en la página 29 Tintín pasa sobre un caudaloso río por una cuerda. La técnica utilizada es la misma que cualquier militar utiliza en sus técnicas de supervivencia, también utilizadas en el montañismo. Aquí es donde Hergé muestra de donde viene su conocimiento. El prestó el servicio militar en 1929, varios años antes de escribir eso libros, en el 1er regimiento de cazadores a Pie.


Pero la técnica desplegada por Tintín no es solo para los ascensos y los descensos. Tambien saba hacer rescates, como lo ilustra  Hergé  en TINTIN EN EL TIBET, en la página 33 cuando el capitán Haddock intenta rescatar a Tintín de una grieta en la nieve, colocando la cuerda sobre dos piolets como lo podría hacer cualquier alpinista moderno.


Tintín  demuestra ampliamente que tiene la técnica y el espíritu de  un montañista. Lo que no es claro es si Hergé fue alpinista. Su creador el escritor belga Georges Prosper Remi, más conocido como Hergé, vivía en Europa donde el montañismo es un deporte popular. En su biografía no se dice que lo practicara, y es lógico pensar que la técnica mostrada en sus libros era más de su experiencia en el ejército, que una experiencia deportiva.


Es evidente que de alguna manera Hergé se burlaba  de ello. Pero hay que colocar TINTIN EN EL TIBET  en contexto. El libro fue escrito en 1958, cuando los Himalayas eran famosos y la fiebre por el Everest y sus vecinos era latente. Europa estaba eufórica por las historias de las expediciones al Himalaya. George Mallory ya era una leyenda del montañismo, Maurice Herzog ya había conquistado el Anapurna, y las fotos de Edmond Hillary y Tenzing Norgay en la cumbre del Everest ya daban la vuelta al mundo. Lo que se puede concluir es que la aventura y la conquista si le atraían a Hergé, ya que lo mostró en toda su obra. Tal vez inspirado por los montanistas de la época.



Naboba.com Terminos de uso