Inicio » Noticias » Personajes » Fercho regresando del Makalu

Fercho regresando del Makalu

2013-05-25

Por: Fernando Gonzalez-Rubio

Después de intentar la cima de esta gran montaña, tras haber vivido implacables vientos y temperaturas de 40 grados bajo cero, estar en el filo entre continuar o desistir, significaba también estar en el filo de la vida o la muerte. La frustración de haber desistido de la cima se convierte en la firmeza de haber tomado una buena decisión: un norteamericano y un Sherpa que venían detrás de nosotros, decidieron quedarse para intentar la cima al otro día de mi descenso, hasta este momento no han regresado y nada se sabe de ellos. Ayer, dos sherpas que se quedaron en el campo 3 para apoyar la cima de sus clientes que aún no llegaban a ese campamento, bajaron en condiciones terribles, casi pierden la vida en la montaña y espero no pierdan dedos por los graves congelamientos…

Lamento mucho que estas cosas sucedan, bajé con tristeza por no haber alcanzado la cima, ahora esa tristeza se va porque sé que tomé la mejor decisión y podré reunirme pronto con mi familia y amigos, pero llega la tristeza de saber que otros no tuvieron mi suerte; ruego al cielo que regresen con vida… 

Esta vez es la número 16 que vengo al Himalaya a intentar un 8 mil. Recordé momentos tristes antes vividos en estas montañas, como el del Manaslu cuando una avalancha nos sorprendió y mi compañero Lenin Granados perdió la vida… eso es triste. Siempre que una vida se queda en la montaña es muy triste. No coincido con quienes dicen: “murió en su ley, donde quería estar, haciendo lo que le gustaba…” La montaña no es para morir, es para vivir y vivirla. No es la montaña la que quita nuestras vidas, la montaña no es asesina, la montaña no tiene intención alguna. La montaña es el desafío de nuestros anhelos de libertad, es la vida misma… Morir en la montaña no es el anhelo de ningún escalador, salvo que tenga vocación suicida. Me retiro feliz por estar sano y salvo, triste por quienes han desaparecido y sufrido en su integridad. Todas esas lindas velitas que ustedes pusieron para hacer fuerza por la cima, ahora, con la gracia de ustedes serán un tributo para quienes dejaron sus vidas en esta temporada en las montañas del Himalaya.

Seguiré en mi propósito de los 14 ochomiles. Espero continúen acompañándome en las demás como en esta expedición. Siempre e inmensamente agradecido por tanta fuerza y apoyo de todos ustedes. De mis ojos escurren lágrimas que afortunadamente no corren la tinta de este post.

A mis patrocinadores todo mi agradecimiento por permitir hacer posible este sueño. Gracias también a ese joven inventor del face book que de no ser por él no hubiera podido compartir gratuitamente con ustedes cada paso en esta montaña…

A partir de mañana comienzo el regreso en un trekking de 4 días hasta Turlimgtar y de allí en avión a Katmandú. Espero verlos pronto y compartir todas estas experiencias. No dejen de seguir en esta página el regreso y lo que viene… pronto volveré y en compañía de mis parceros !!
Naboba.com Terminos de uso